Empieza la función

Agosto 30 07:21 2015 Print This Article

marianoLa cosa se está poniendo interesante, incluso divertida si no fuera patética. El espectáculo está servido. Junts pel Sí ha levantado el telón y la función ha empezado y no parará hasta que los electores no “le den una patada en el culo” como dijo ERC en las Cortes.

Si algo ha de distinguir a una lista electoral es la unidad de pensamiento y de acción de todos sus componentes. La unidad no ha de presentar fisura alguna, sin unidad una lista es una tomadura de pelo. El número uno de Junts pel Sí afirma todo lo contrario. Afirma que en su lista cada uno puede pensar, declarar o manifestar lo que le dé la gana porque resulta que ahora lo bueno y positivo de una lista electoral es la pluralidad de opiniones, es decir, cada uno puede meter la pata como mejor crea y lo que diga cualquiera de ellos no condiciona ni perjudica para nada al resto por disparatado que sea porque los separatistas lo disculpan todo, incluso la corrupción.

Admitido que cada uno está autorizado para ir por el lado que quiera, el batiburrillo ha quedado oficializado. Comunistas, activistas callejeros, conservadores, presuntos social-demócratas, demócrata-cristianos, liberales y profesionales varios, no pueden, por mucho que lo intenten, ponerse de acuerdo, es imposible y, si se ponen de acuerdo, será algo artificial, engañoso.

Parece que no se han molestado ni tan siquiera en crear un  manual unificador para ofrecer al público en general una mínima sensación de unanimidad de criterio. Por mucho que se disfracen de cordero, no consiguen que se les desprenda la imagen de que para ellos los problemas diarios de los ciudadanos no son relevantes, son minucia. Su prioridad es única y no coincide con ninguna de las prioridades de una inmensa mayoría de catalanes.

El señor Romeva ha lanzado su primera ofensiva electoral. Ha dicho, entre otras lindezas también dignas de análisis,  que una eventual independencia de Catalunya (importante: dijo eventual. Otro que tampoco se lo cree) no supondría para los ciudadanos prácticamente nada a nivel personal y práctico. Es mentira: sí que supondrá y mucho, de entrada habrán  perdido seguridad jurídica. Durante un tiempo largo en Catalunya no se cometerán delitos porque no existirá un Código Penal que los tipifique.  Catalunya se convertirá en el paraíso de la delincuencia.

De tan increíble que es, asusta. Son ellos los que asustan. Cada minuto que pasa, los separatistas infunden más miedo, ellos mismos tienen miedo. Han de reunirse en manifestaciones callejeras estilo Meridiana para darse valor.

Las palabras del  señor Romeva sugieren bastantes preguntas, por ejemplo: ¿para qué perder el tiempo montando una independencia, que, además, saldría carísima,  si para  los ciudadanos todo seguirá igual?, ¿cuántas décadas transcurrirán hasta que los ciudadanos no empiecen a disfrutar de los beneficios de no  transferir impuestos a Madrid

M. Riera

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.